Prime Protector. Tests and studies on the device.

Una forma común de transmisión de enfermedades es por medio de gotas de Flügge generadas al toser, estornudar o hablar. La transmisión de gotas de Flügge es la ruta habitual para las infecciones respiratorias (Fig.GF1). En este caso su aerosolización. Estas partículas miden de 0,5 a 10 μm y pueden permanecer hasta 30 minutos suspendidas en el aire. La transmisión puede ocurrir cuando las gotas respiratorias alcanzan superficies mucosas susceptibles, como los ojos, la nariz o la boca. Esto también puede
suceder indirectamente a través del contacto con superficies contaminadas cuando las manos tocan la cara.

Algunos virus que se transmiten por las gotas de Flügge incluyen el virus de la influenza, el rinovirus, el (VSR), el enterovirus, el norovirus, el morbillivirus del sarampión, los coronavirus como el SARS-CoV9, causante del SARS y el virus SARS-CoV-2 causante de la actual pandemia
mundial de la COVID-19. Los agentes de infección bacteriana y fúngica también pueden transmitirse por gotas de Flügge.

Fig.GF1. Partículas expedidas por un estornudo.

Prime Protector está compuesto por un dispositivo de protección, de fácil movilidad, versátil y de total asepsia. Si bien existen protectores para aerosoles, este dispositivo se diferencia por brindar al profesional, a su paciente y al entorno de trabajo; una gran reducción de bacterias. Debido a la forma semiesférica y su campo antifluido, se aíslan todos los agentes patógenos, permitiendo una productividad y desinfección completa al no tener ángulos conformados (Fig.GF2). La principal ventaja del producto es que, gracias al ser un termoformado de PMMA (Polímero termoplástico altamente transparente obtenido de la polimerización del monómero metilmetacrilato) es antiempañante. Polimetilmetacrilato, superior al 90%; logra encapsular todo agente patógeno, sin distorsionar la visibilidad ni los colores. Está diseñado como un dispositivo indispensable de bioseguridad para clínicas odontológicas, anestesiología, quirófanos, hospitales, laboratorios y lugares que requieran cuidados y protecciones auxiliares para sus profesionales y el entorno de trabajo.

Los aerosoles han sido definidos como partículas que pueden permanecer en el aire por horas o días y pueden producir efectos directos (son inhalados, depositados o ingresan al organismo) o indirectos (cuando las partículas contaminadas quedan sobre las superficies). Kutter y cols. (2018), demostraron que los aerosoles de agentes patógenos altamente virulentos como el coronavirus del SARS-CoV (Síndrome respiratorio agudo severo) pueden viajar más de 1,8 metros y son capaces de permanecer en diferentes superficies. Las muestras de
aire y los hisopos de superficies de contacto directo en una habitación ocupada por un paciente con SARS dieron positivo por reacción en cadena de polimerasa (PCR), aun cuando no se pudo cultivar virus a partir de estas muestras.

Se realizó el cálculo del área de dispersión de aerosolización durante 700 segundos de dos escenarios, uno sin barrera alguna (Fig. P1) y otro de los patógenos aislados dentro del Prime Protector (Fig. P2).

En conclusión, la dispersión sin barrera alguna permite que las gotas más pequeñas (aerosoles de menos de 10μm de tamaño o residuos de partículas pequeñas de las gotas evaporadas) se transporten y se mantengan en el aire durante un período prolongado pudiendo asentarse en áreas circundantes de la clínica: hasta un metro de distancia. La gran ventaja es la encapsulación de estos agentes migrobianos en un volúmen de 4cm3 (fig. P2) y la protección absoluta del operador, el paciente y el entorno de trabajo.

El análisis de regresión es ampliamente utilizado para la predicción y previsión, donde su uso tiene superposición sustancial en el campo de aprendizaje automático. El análisis de regresión se utiliza también para comprender cuales de las variables independientes están relacionadas con la variable dependiente, y explorar las formas de estas relaciones. En circunstancias limitadas, el análisis de regresión puede utilizarse para inferir relaciones causales entre las variables independientes y dependientes. La base para la extrapolación fueron las gotas de Flügge expedidas por aerosolización (Fig.EX3).

Se precisaron dos observaciones secuenciales (Fig.EX1 y Fig.EX2) hechas en puntos de vista distintos durante 480 segundos en una posición de vista transversal tomadas a 30FPS (Frames Per Second), con la herramienta de mano del operador en un rango de angulación entre 30° y 60° desde la cavidad oral. Las observaciones fueron registradas como variables cuantitativas, recopiladas, ponderadas y se representaron gráficamente de forma cronológica (Fig. EX4).

Fig.EX4. partículas expedidas en 50cm diámetro.

Fig.EX1. Punto de observación interior.

Fig.EX3 Aerosoles expedidos por 480 segundos.

Fig.EX2 Punto de observación exterior.

Adicionalmente se analizó la ergonomía y funcionalidad del operador comparando: Prime Protector (Fig.3a) y un protector rectangular (Fig.4a). Marcando el recorrido de movimientos perimetrales con la cavidad oral como pivote, se llegó a la conclusión de que: el equipo dental maneja una serie de partes telescópicas y retráctiles que delimitan el área de trabajo. Un brazo adicional de trabajo quedaría obsoleto en un movimiento vertical, convirtiéndose en un obstáculo para los procedimientos. Una barrera rectangular llega a tener ángulos que distorsionan la visión y limita los movimientos. Una clara desventaja son las esquinas (Fig.4a); impidiendo una asepsia óptima. En estos diagramas se muestra como la semiesfera de Prime Protector (Fig.3a) es la más adecuada en cuestiones de óptima operatividad, visión sin deformaciones y una limpieza íntegra, evitando una contaminación cruzada.