Una conversación con el Dr. Diego Zambrano, Quito, Ecuador.

Recientemente tuvimos la oportunidad de entrevistar al Dr. Diego Zambrano, odontólogo con 30 años de experiencia en su clínica Dental Metrópoli Norte en Quito, Ecuador, donde han estado utilizando como protocolo de seguridad el Prime Protector.

Se dedican a la odontología general, diseño de sonrisas, estética dental y ortodoncias. Como él mismo anticipa, quiere comentarnos su experiencia con Prime Protector después de 8 meses de pandemia y confinamiento.

El Dr. Diego Zambrano nos recibe en su clínica Dental Metrópoli Norte.

¿Qué os ha parecido el producto?

Dr.: Nos ha ayudado mucho para mejorar los niveles de bioseguridad, tanto para el paciente, como para nosotros.

¿Cuál sería la diferencia entre los métodos de atención antes del Covid-19 y post Covid-19 para la odontología?

Dr.: En realidad, siempre se ha sabido que la odontología es una de las profesiones con más riesgo, incluso antes de la aparición de la pandemia. Nosotros estamos sujetos a que nos lleguen virus y bacterias con mucha facilidad; desde la tuberculosis, hepatitis y el VIH, hasta enfermedades tan agresivas y contagiosas como el Covid-19.

Habíamos tomado nuestras precauciones para protegernos, pero después de que nos llegara la información de lo contagioso y agresivo que es para el ser humano y, sobre todo para nosotros como odontólogos, de alguna manera caímos en una especie de paranoia, incluso condenaban a los odontólogos a que nos retiráramos de nuestra profesión, y esto pasó con muchos compañeros. Por miedo, por no saber cómo manejar esta situación y por no auto informarse, hay muchos compañeros que se retiraron.

Tengo 55 años, y conozco compañeros de mi generación que lo han dejado, pero este es nuestro pan de cada día y no era justo retirarse. De alguna manera y de forma muy oportuna se diseñó este aparato (el Prime Protector) que se ha ido mejorando poco a poco, haciéndose más ergonómico y más cómodo.

De hecho, estoy manejando un protocolo propio de acuerdo a los procedimientos con este dispositivo, y en los meses de uso no ha habido ningún tipo de contagio en la clínica.

¿Cómo ves este complemento de bioseguridad dentro del protocolo que vosotros utilizáis? ¿Cómo de funcional es? ¿Cuán de protegido te sientes dentro del protocolo nuevo que has podido implementar en los procedimientos?

Dr.: Bueno, de alguna manera este dispositivo se ha vuelto imprescindible, ¿no? Me da mucha seguridad. Les doy un ejemplo: en uno de los procedimientos que más aerosol se produce: la mezcla de agua, secreción, de sangre, de saliva y que se esparce por lo menos a metro y medio o dos metros a la redonda, es cuando trabajamos con la cúpula protectora, se encapsula todo dentro de la envolvente del Prime Protector. Por lo tanto, puedo hacer la limpieza con mucha seguridad, complementando esto por supuesto con la doble mascarilla: la kn95, la quirúrgica, mi protector facial, mi ropa anitfluido y la ayuda, por supuesto, del asistente dental. Nos está permitiendo trabajar de manera eficiente, segura y cómoda.

El Dr. Diego Zambrano realizando una revisión dental.

Siendo crítico, ¿cuáles serían las dos ventajas que destacarías del producto?

Dr.: En cierta forma, ya me he adaptado, ya sé cómo tengo que movilizarme, como lo tengo que subir, como lo tengo que bajar. Además, el dispositivo tiene la ventaja de que gira de forma horizontal y vertical.

Para otros procedimientos por ejemplo, como son el tallado de piezas dentales, que de repente puede ser una restauración o un “empaste” (como decís allí en España), retiro el campo antifluido y tomo las medidas adicionales para mejorar los niveles de bioseguridad como es, por ejemplo, aparte de mi protección, el uso de agua electrolizada o ácido hipocloroso. Esto ha sido un factor importante para elevar los niveles de bioseguridad. Me gustaría que los profesionales del sector se informaran bien sobre el uso de este producto.

Además de adicionar este complemento del campo antifluido al dispositivo, que todavía se está mejorando, hay un tema interesante que es, si en España este dispositivo tendrá la misma acogida que en Ecuador. Obviamente en Europa, concretamente España, donde nos estamos expandiendo y viendo el tema de la producción e implementación del producto, los procedimientos son diferentes, aunque la odontología es una profesión global, obviamente hay procedimientos y tecnologías que cambian.

Dr.: Si, por supuesto, la labor odontológica profesional, de alguna manera y por eso mismo, el nivel de comunicación que existe y la cantidad de información que recibimos, permite manejar exactamente los mismos protocolos de trabajo: odontología de cuatro manos. El asistente, equipos funcionales, digitales, todo esto de cierta forma va facilitando la labor profesional diaria. Y repito, esto se maneja en todas las partes del mundo.

Y para finalizar, en cuanto a la seguridad, ¿cómo te sientes como profesional y como padre de familia en esta situación?

Dr.: Creo que ya lo he mencionado en un inicio, esto ha sido para mí una bendición, la creación de este dispositivo complementario. Pienso que ahora el manejo clínico de la profesión odontológica, ya con muy buenos protocolos nos da mucha paz y tranquilidad. Es fundamental incluso por cuestión emocional tener un equilibrio en ese sentido. Cuando uno está con estrés y contención, bajan las defensas… Ahora puedo decir que nos sentimos seguros. La verdad es que nadie está seguro al cien por cien, pero yo pienso que todo es un complemento: buena bioseguridad, buena salud; mental, física, alimenticia, distanciamiento social, uso de la mascarilla, deporte diario… Disponer de un complemento total, tanto físico como mental.

Agradecemos desde Prime Protector tu tiempo y tu gran ayuda en los comienzos de la concepción de este proyecto y de todos los avances y mejoras hasta día de hoy.

Dr.: Muchas gracias a vosotros.