FAQs

Si. La estructura es de acero inoxidable grado 304. Los productos que se pueden emplear para esterilizar este material son, entre otros: Surfanios. Además, es un material caracterizado por una alta resistencia a la corrosión y un bajo contenido en carbono, características que lo adecúan para las aplicaciones médicas y lo convierten en un material idóneo para hospitales, clínicas odontológicas y quirófanos.

Por supuesto. La cúpula se puede separar de la estructura y limpiar con ayuda de un paño de microfibra para no dañar la cúpula ni la estructura de acero inoxidable. Se puede utilizar lejía diluyendo 20ml en 980ml de agua. Se pueden utilizar Surfanios (compuesto por Cloruro de Amonio Cuaternario), Ácido Hipocloroso o bien Alcohol al 70%. Aplicar el mismo método que al limpiar una superficie.

El dispositivo ha sido estudiado por Omologic (Organismo de Control Autorizado): El producto cumple con la Directiva de Seguridad General de Producto (2001/ 95/ CE). Ha sido patentado ante la European Patent Office (EPO), la Oficina de Patentes Europea.

Su tasa de transmisión de luz es del 92%. La calidad óptica con la que se aprecian los objetos a través de la cúpula es perfecta. La pérdida de definición óptica a causa de la dispersión de rayos de luz es solamente del 1%.

La cúpula no se empaña, el material y la morfología del producto fue diseñada para evitar el contacto directo con el paciente, evitando que sea afectada con el calor que emite desde la cavidad oral.

Si. Está diseñada para que pueda ser removido de la estructura que lo soporta, esto permite una limpieza total.

Una de las ventajas del dispositivo es que resulta muy versátil. La base está diseñada para reducir al mínimo la obstaculización al profesional. Las ruedas giratorias con freno permiten el libre, suave y rápido desplazamiento del dispositivo a la posición deseada por el profesional. La cúpula se puede articular mediante las empuñaduras, en forma de T, que permiten ajustar la altura y angulación de la misma. La tela antifluidos es desechable y puede colocarse con rapidez sin ayuda de un auxiliar.

Además de su versatilidad y la protección contra riesgos biológicos, el dispositivo está pensado de forma ergonómica, reduciendo también los riesgos físicos, corrigiendo la postura del odontólogo, previniendo el desarrollo de futuros problemas de espalda graves, o evitando la contaminación acústica producida por los elementos rotatorios que puede provocar hipoacusia, un tipo de sordera parcial.