Prime Protector. Medida de Protección Colectiva.

Los profesionales del sector sanitario se ven expuestos continuamente a una serie de riesgos laborales que pueden afectar a su salud. Los peligros existentes tanto en el desempeño de su actividad laboral como en su entorno de trabajo obligan a que los profesionales deban tomar una serie de medidas preventivas para evitar que su actividad laboral pueda provocar un daño en su salud.

El artículo 40.2 de la Constitución Española y el artículo 19 del Estatuto de los Trabajadores reconocen el derecho a la protección de la salud y la integridad física, obligando a los poderes públicos a velar por la seguridad e higiene en el trabajo. La Directiva 89/391 CEE, aprobada el 12 de junio de 1989, fue traspuesta en el derecho español por la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales (LPRL), norma que regula en España los aspectos relacionados con los riesgos laborales.

La LPRL establece que los trabajadores tienen derecho a una protección eficaz en materia de seguridad y salud y es obligación del empresario y de las administraciones publicas garantizar que su trabajo pueda desarrollarse con total seguridad. El artículo 17 de la LPRL obliga al empresario a adoptar todas las medidas necesarias con el fin de que los equipos de trabajo sean adecuados para el trabajo que deba realizarse y convenientemente adaptados a tal efecto, de forma que garanticen la seguridad y la salud de los trabajadores al utilizarlos.

La protección colectiva es aquella técnica de seguridad cuyo objetivo es la protección simultánea de varios trabajadores expuestos a unos determinados riesgos. Se diferencia de los equipos de protección individual en que protege de uno o más riesgos a varios trabajadores, mientras que la protección individual protegerá a un trabajador en concreto. Por ejemplo, respecto al riesgo de contaminación biológica por los aerosoles de los pacientes, un equipo de protección individual sería una mascarilla mientras que un equipo de protección colectiva sería un dispositivo de apantallamiento que limite la dispersión de los aerosoles.

El artículo 15 de la LPRL, que enumera los Principios generales de la acción preventiva, establece en su letra h) que se deberán adoptar medidas que antepongan la protección colectiva a la individual. La protección colectiva prevalece sobre la individual porque protege frente a los diferentes riesgos a todas las personas y porque disminuye las posibilidades que se produzca un riesgo. La utilización de un equipo de protección individual no puede ser excusa para no aplicar los medios de protección colectiva existentes, y son un complemento a las medidas colectivas. Las protecciones colectivas son más eficaces y ocasiona menos molestias a los trabajadores, de ahí que se priorice su uso respecto a las individuales, y el RD 773/1997, de 30 mayo, limite la utilización de los equipos de protección individual solo para los usos y tiempos concretos previstos.

Como equipo de protección colectiva y enfocado al ámbito sanitario se crea el dispositivo PRIME PROTECTOR. Este dispositivo protege al profesional de los principales riesgos físicos, químicos y biológicos presentes en el sector sanitario. El sistema de protección mediante el uso del apantallamiento y aislamiento del paciente permite que los sanitarios puedan realizar su trabajo con total seguridad, protegiendo a todos los profesionales de los posibles riesgos que encuentran en su entorno de trabajo y en su relación con el paciente.